Archive for ‘Apocalipsis 12’

9 marzo 2009

APOCALIPSIS 12, III Parte: “Simbolismos, sólo simbolismos”

apoc-12 En la tercera y última parte de éste tema, vamos a ver que Apocalipsis nos lleva a la historia de la Iglesia. Digamos algo así como el libro de Hechos pero glorificado.

Para no ser contada como una mas de los herejes, voy a explicar el por qué de lo que digo.

Algunos asuntos de Apocalipsis nos parecen futuristas, sólo por el hecho de no entenderlos. Cómo no los entendemos, entonces decimos que deben ser algo del futuro.

Es que estamos acostumbrados a ver películas de acción y de ciencia ficción, por eso asociamos a hechos del futuro toda esta literatura apocalíptica (como diría mi hermano Eduardo Flores en su blog www.sujetosalaroca.org).

Pero bueno, empecemos a revisar el texto. En primer lugar, los versículos 1 y 2 hablan de una mujer que estaba encinta y clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. Esto equivale a decir que había algo a alguien (o muchos) que se estaba gestando. Hay un versículo que a mi me gusta mucho, está en el libro del profeta Isaías 43: 18-21. Si lo estudian bien pueden darse cuenta que el Señor iba a hacer algo nuevo, un nuevo pueblo para Él, pueblo que va a “publicar sus alabanzas”.

Debido a esto, la mujer representa la figura que va a gestar a la Iglesia, esto es:  “el nuevo pueblo de Dios”. La mujer puede ser entendida como La Palabra de Dios, la predicación del evangelio verdadero y el gestor es el Espíritu Santo. Ambos están íntimamente relacionados, ya que sin el poder de Dios que fluye a través de la predicación del evangelio por medio del Espíritu Santo, no habria conversiones.

Pero hay otra señal además de la mujer. En el versículo 3 aparece un “gran dragón escarlata que tenia siete cabezas y diez cuernos”. Esta parte de las cabezas y los cuernos ya nos empieza a confundir. Lo importante no es saber lo que simboliza las siete cabezas y los diez cuernos (aunque si le preguntamos al Señor, posiblemente nos lo respondería), lo importante acá es entender que existe un gran opositor al nacimiento que acontecerá. La Biblia misma nos dice quien es este dragón: Apoc. 20:2, es la serpiente antigua que es el diablo y satanás (en griego y hebreo respectivamente, que significa adversario u opositor).

El opositor de Dios, se encuentra al acecho, esperando que nazca este pueblo para devorárselo.

La mujer dió a luz un hijo varón que regirá a las naciones con vara de hierro, el es Jesucristo, el primogénito entre muchos hermanos. En el libro del profeta Isaias cap. 55, en especial los versiculos 6 al 13, vemos lo que hace Dios por medio de Su Palabra.

Estuve escuchando una predica de Paul Washer, en dónde el afirmaba que el poder que usó y usa Dios para regenerar a un hombre pecador, es mucho mayor al poder desplegado cuando creó el mundo y todo lo que contiene, ya que el mundo Dios lo creó de la nada, pero a nosotros nos hace una nueva criatura a partir de algo corrupto, vil y destinado a la condenación eterna.

Y esta regeneración la hace por medio de la “locura” de la predicación del evangelio verdadero.

Constantemente van a ver que le coloco un adjetivo a nuestro glorioso evangelio; el adjetivo “verdadero” lo uso para diferenciarlo del evangelio falso que se está predicando hoy en día. En otras entradas vamos a ocuparnos de eso.

Hay quienes dicen, y concuerdo con ellos, que esta mujer tiene la luna debajo de sus pies y está vestida de sol, ya que la luna simboliza el brillo o la gloria pasada, de la ley escrita que era un reflejo de la verdadera luz que estaba por venir al mundo (Jesús, la Gloria de Dios). Vestida de sol, porque la Gloria de este nuevo pacto es superior al anterior, ya que es el mismo Dios acercándose a nosotros sus escogidos, no para condenarnos sino para salvarnos. La corona de 12 estrellas bien pueden ser los doce apóstoles de Cristo.

En apocalipsis encontramos estos números: 1260 días /un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo/42 meses. Todos estos números significan lo mismo: 3 años y medio. Es un tiempo que Dios tiene destinado para que sucedan algunos eventos.

En el versículo 10 encontramos algo clave: Satanás fue arrojado del cielo, fue echado fuera “el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de Dios día y noche”.

Pregunta: ¿Saben cual es la victoria? Dios por mucho tiempo pasó por alto nuestros pecados, aún siendo pecadores, lo que hacía que la Perfecta Justicia de Dios no pareciera tan perfecta para Satanás. Me imagino a Satanás diciéndole a Dios: Si eres tan justo, ¿cómo puedes pasar por alto sus pecados? No dice en tu palabra que es abominación a Jehová absolver al culpable, ¿Cómo no los condenas asi como hiciste conmigo?. Y así, dia y noche acusándonos delante de Dios… Pero en el versículo 10, se oye una gran voz en el cielo: “Ahora ha venido la SALVACION, EL PODER Y EL REINO DE NUESTRO DIOS, Y LA AUTORIDAD DE SU CRISTO, porque ha sido lanzado fuera el acusador…”

Respuesta: Esta es la victoria, Cristo ascendió al cielo, se sentó a la diestra del Padre y ha vencido al acusador. Y reinará hasta que ponga a todos sus enemigos bajo sus pies, y el útlimo enemigo en destruir será la muerte (1 Corintios 15:23-28)

Y sigue el texto: “Y ellos le han vencido por medio de la Sangre del Cordero (la cruz) y de la palabra del testimonio de ellos,  menospreciaron su vida hasta la muerte”. Los discípulos de Cristo menosprecian su vida hasta la muerte, pero no la muerte física, ya que a todos les ocurrirá, sino a la muerte de los propios deseos humanos.

Prosigue el texto: “alegraos cielos, y los que morais en ellos” Los creyentes somos ciudadanos del cielo, no asi de la tierra ni del mar. Recuerden, estos son sólo simbolismos. El creyente que ha estudiado su Biblia, habrá leido muchos de estos simbolismos en los profetas del antiguo testamento, la Biblia es un libro coherente como una unidad a pesar de la cantidad de libros distintos que la componen.

Luego, este dragón no contento con la victoria de Cristo, ha descendido a pelear contra la mujer, donde es sustentada nuevamente por 3 años y medio.

Hubo un par de batallas entre Satanás y la Iglesia, pero en todas la Iglesia ha salido victoriosa ya que las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Por último, este dragón insensato ha venido a hacernos guerra a nosotros, “contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo”(vso. 17)

¿Quién es un testigo? Alguien que puede testificar en una corte, aduciendo que conoce los hechos porque los ha visto y da constancia que son reales.

¿Guardamos los mandamientos de Dios?¿Tenemos realmente el testimonio de Jesucristo? Estas son preguntas que debes hacerte dia tras dia para examinar si estas en la fe, en la verdadera fe.

5 marzo 2009

APOCALIPSIS 12, II Parte: “Introducción a la lectura del libro”

revelation_churches3 En una entrada anterior,  estuve hablando del capitulo 12 del libro de Apocalipsis. Ahora vamos a seguir revisando los simbolos que constituyen verdades celestiales.

Ese capítulo fué titulado “La mujer y el dragón”, aunque dudo mucho que haya sido el apóstol Juan quien lo bautizó de esa forma.

Los libros de la Biblia, como todos sabemos, llevan números de capitulos, de versículos, además de los subtitulos para presentar un nuevo tema.

El problema que se nos presenta, es el hecho de que los autores originales del Nuevo testamento, no estaban escribiendo un libro con secciones ni  subtemas. Ellos daban las instrucciones a los demas hermanos mediante cartas escritas, que eran distribuidas a las iglesias de Asia Menor, que se estaban formando durante el primer siglo de esta era.

Actualmente, muchas enseñanzas o doctrinas bíblicas han sido tergiversadas, porque extraen un párrafo y lo examinan como si fuera el tema principal.

Para entender un versículo, es necesario que sepamos lo siguiente:

1. Quién escribió la carta

2. En qué fecha la escribió y cuales eran los sucesos históricos en ese contexto

3. Para quién fue escrita

4. Para qué fue escrita

Ahora, sabiendo cual es la actitud correcta para escudriñar nuestra Biblia, comencemos por abrir el libro de apocalipsis y leamos el primer capítulo y la introducción, es decir los primeros 3 versículos.

Por supuesto que es de vital importancia que nuestra lectura debe ser guiada por el Espíritu Santo, de lo contrario, no conseguiríamos mas que confundirnos y/o inventar una nueva corriente evangélica.

Por los primeros tres versículos podemos concluir lo siguiente:

1. La carta es la “revelación de Jesucristo”, que Dios mismo le dió a Juan (vso. 1). Fue escrita por Juan el apóstol. En último caso, sabemos por el Espíritu que mora en nosotros, que fue Dios mismo el autor de este y todos los libros de la Santa Biblia.

2. Respecto de la fecha en que fue escrita, hay mucho que decir, pero la mayoria concuerda que fué escrita bajo el reinado de Domiciano, cerca al año 95 D.C.  Esto, piensan algunos, porque Domiciano tenia la costumbre de desterrar a sus enemigos, no así Nerón, el anterior emperador. De todos es sabido que Juan estaba desterrado en la isla de Patmos al recibir las visiones. (Apoc. 1:9). El concordar con esta fecha, deja fuera casi todas las enseñanzas del preterismo. De eso vamos a hablar en futuras entradas.

3. Fué escrito a “sus siervos” (vso. 1), es decir, no todas las personas comprenderán este libro, porque fue escrito para ellos. Los siervos de Dios sabrán que hacer con la Palabra de Dios expuesta en Apocalipsis.

4. Estas visiones fueron plasmadas en un documento para manifestar las cosas que deben suceder pronto. Un punto demasiado importante para tener en consideración es éste: El versículo 3 es pasado por alto muchas veces, pero a mi juicio, constituye uno de los versículos mas importantes de todo el libro; “los que leen, y los que oyen la profecía y guardan las cosas en ella escrita, son BIENAVENTURADOS”

Si el libro de Apocalipsis sólo fuera un documento de predicciones futuras, no habría que guardar nada de lo que está escrito, solo habría que leer y oir.

Además, si nadie entendiera estas cosas y no pudiera guardarlas por ignorancia, muy pocos serían Bienaventurados. Es más, muchos están en riesgo de recibir una tremenda maldición por añadir o quitar palabras del libro de esta profecía (Apoc. 22:18-19)

Apocalipsis nos muestra la Gloria inaccesible de Dios. Dios habita en un lugar que no podemos describir y por lo tanto es necesario que nuestra mente carnal vaya siendo reemplazada por la mente de Cristo.

Conclusión:

El libro de Apocalipsis nos invita y nos obliga a santificarnos, nos obliga a abandonar nuestros deseos y volvernos al Señor de todo corazón, nos obliga a examinar nuestra fe a la luz de las Escrituras.

¿Por qué nos obliga a eso? Para comprender la voluntad de Dios y escapar de una fatal maldición si es que estamos tomando nuestra profesión de fe superficialmente. La Biblia expresa en muchos pasajes, que Dios no comparte Su Gloria con nadie y que es cosa seria acercarse al monte Sión a la ligera.

Haz una prueba: ¿eres cristiano?  No te pregunto si aceptaste a Cristo en tu corazón, lo que pregunto es si sabes que eres nacido de nuevo y estas en proceso de regeneración y santificación. Te pregunto: ¿amas a Dios y a Su Palabra?,  ¿tienes sus preceptos en tu mente y en tu corazón día y noche?

Si es así, nos vemos en la siguiente entrada para descubrir las maravillas que Dios tiene preparadas a los que le aman (1 corintios 2:9)

2 marzo 2009

APOCALIPSIS 12, I Parte: “La Mujer y el Dragón”

revelation_churches2 El libro de Apocalipsis o Revelación de Jesucristo, es uno de los libros de la Biblia más complicados de entender. La confusión (recuerden a Babilonia, que significa confusión) que se presenta al interpretar este libro que narra las visiones del apóstol Juan, se produce por el débil conocimiento que tenemos de CristoJesús y de Dios Padre.

Algunos hermanos dispensacionalistas, que incluso comparten doctrinas fundamentales como es la doctrina reformada, han pasado por alto un hecho que salta a la vista en cuánto abrimos este libro; su título: La Revelación de Jesucristo, en griego Apocalipsis.

Veamos Apocalipsis 1:1

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dió, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan”.

La frase “para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto”, la han utilizado para confirmar que se trata de un libro profético de eventos futuristas.

Es claro que Jesús anunció a sus discípulos lo que ocurriría en el final de los tiempos, pero ese hecho no nos permite decir que los evangelios son libros escatológicos, sin embargo, contienen una porción de eventos futuros. Lo mismo sucede con el libro de Apocalipsis.

Por otra parte ponen atención en “las cosas que deben suceder pronto” y no en la frase “la revelación de Jesucristo”.

Recordemos que Jesús cuando ascendió al cielo, llevaba un cuerpo glorificado. Por esta razón, tanto el apóstol Pablo como Juan, tuvieron visiones glorificadas del Señor, y ya no les estaba hablando cosas terrenales en parábolas que no pudiesen entender, sino que ahora les estaba mostrando asuntos celestiales, ya que ellos mismos ahora eran ciudadanos del cielo.

Cuando Nicodemo fue a visitar a Jesús de noche, reconoció que Jesús venia de Dios por las señales, ya que los Judíos siempre han pedido señales, como mas tarde reconocería el apóstol Pablo.

Pero Jesús da un giro a la conversación, y el maestro de la Ley, Nicodemo, no entendió ni una sola palabra. A esto Jesús respondió que si no entendían los asuntos terrenales, menos iban a entender los asuntos celestiales.

Así mismo nos pasa a nosotros, podemos ser versados en las Escrituras, pero para entender las cosas celestiales, hace falta algo más, hace falta ser ciudadano del cielo.

Ya que he enmarcado mi defensa acerca del pasaje en cuestión, paso a señalar lo que dice el libro del profeta Miqueas (sí, existe en la Biblia ese libro). En el capítulo 5 leemos:

5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.
5:3 Pero los dejará hasta el tiempo que dé a luz la que ha de dar a luz; y el resto de sus hermanos se volverá con los hijos de Israel.
5:4 Y él estará, y apacentará con poder de Jehová, con grandeza del nombre de Jehová su Dios; y morarán seguros, porque ahora será engrandecido hasta los fines de la tierra.
5:5 Y éste será nuestra paz. Cuando el asirio viniere a nuestra tierra, y cuando hollare nuestros palacios, entonces levantaremos contra él siete pastores, y ocho hombres principales;
5:6 y devastarán la tierra de Asiria a espada, y con sus espadas la tierra de Nimrod; y nos librará del asirio, cuando viniere contra nuestra tierra y hollare nuestros confines.
5:7 El remanente de Jacob será en medio de muchos pueblos como el rocío de Jehová, como las lluvias sobre la hierba, las cuales no esperan a varón, ni aguardan a hijos de hombres.
5:8 Asimismo el remanente de Jacob será entre las naciones, en medio de muchos pueblos, como el león entre las bestias de la selva, como el cachorro del león entre las manadas de las ovejas, el cual si pasare, y hollare, y arrebatare, no hay quien escape.
5:9 Tu mano se alzará sobre tus enemigos, y todos tus adversarios serán destruidos.
5:10 Acontecerá en aquel día, dice Jehová, que haré matar tus caballos de en medio de ti, y haré destruir tus carros.
5:11 Haré también destruir las ciudades de tu tierra, y arruinaré todas tus fortalezas.
5:12 Asimismo destruiré de tu mano las hechicerías, y no se hallarán en ti agoreros.
5:13 Y haré destruir tus esculturas y tus imágenes de en medio de ti, y nunca más te inclinarás a la obra de tus manos.
5:14 Arrancaré tus imágenes de Asera de en medio de ti, y destruiré tus ciudades;
5:15 y con ira y con furor haré venganza en las naciones que no obedecieron.

Por favor, fijense en el versículo 2, no es semejante a los dicho en apocalipsis 13:8 “El cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”. ¿No es acaso la representación de los asuntos en el tabernáculo dado a Moisés, una muestra de lo que verdaderamente acontecía en el cielo?

En el versículo 3 dice que el Señor los dejará hasta que que la que va a dar a luz, dé a luz. Jesús les dijo a sus discípulos que el se iba a ir, pero no los iba a dejar huérfanos, volvería y podria estar no tan sólo con ellos sino con todo Su Pueblo (“y el resto de sus hermanos se volverá con los hijos de Israel”).

Del versículo 7 al 14, el Señor describe lo que hará con nosotros, Su Pueblo; nos llevará a la cruz y nos quitará todas nuestras idolatrías, nos hará entender que la Salvación no es posible por nuestras propias fuerzas.

Este el reino de Dios, que rige con vara de hierro. Nos vengará de nuestros enemigos, que son los enemigos de Jehová y lo hará con ira y furor.

Si volvemos a Apocalipsis 12, podremos comprender un poco mejor quién es esta misteriosa mujer que da a luz; es la Palabra de Dios que abre los ojos a los ciegos, aquella mujer que engendró a 3000 personas en la primera predicación del evangelio, cuandio hubo una señal visible de la Palabra de Dios, a saber, las lenguas de fuego que descendieron para proveer de poder a los primeros evangelistas y fundadores de la doctrina cristiana.

La Iglesia, es la depositaria de esta Palabra o Verbo Divino, la Palabra de Dios, quién creó un Pueblo para alabanza de Su Gloria. Leamos el Capítulo 12:

1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.
3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.
6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.
7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;
8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.
9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.
11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.
12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.
13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón.
14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.
15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río.
16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca.
17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

En Miqueas 5: 5-9, aparece la constante lucha que tendremos (y que tenemos) con este dragón que hace la guerra a los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

Conclusión:

Para los hipercalvinistas el asunto de la predicación no tiene mucho sentido, pero para nosotros tiene una importancia fundamental, es la manera en la que Dios dispuso para engendrar a sus escogidos.

Confiemos en la providencia y cuidados de Dios para con nosotros ya que el Dragón ha descendido con furia, pero de ninguna manera prevalecerá porque la promesa de Dios descrita en el profeta Miqueas es clara: “Tu mano se alzará sobre tus enemigos, y todos tus adversarios serán destruidos”.

En futuras  entradas  revisaremos otros detalles de este capítulo.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 259 seguidores