16 mayo 2014

GRACIA IRRESISTIBLE

Hello everyone outhere!

Heme aquí nuevamente, después de un laaaaaargo tiempo sin subir post alguno. Me gustaría escribir mas seguido pero tengo tres problemas básicamente:

- El primero es un poco absurdo, y lo puse en primer lugar para no ser hipócrita: es la falta de entusiasmo, o falta de motivación, no se, una de las dos :(

- El segundo problema es la falta de inspiración, no se me ocurren temas interesantes sobre los cuales escribir. Me he vuelto un poco fome, lo sé.

- El tercero (y que estuve tentada a poner en primer lugar) es la falta de tiempo. Entre la casa, el trabajo, los niños, etc, etc., no me queda mucho tiempo. Sé que no debiera ser impedimento para escribir,es mas bien una evidencia de que mis prioridades por estos días están medias traslapadas (por no decir trastocadas).

Entre paréntesis, me parece importante escribir este blog desde una perspectiva real y honesta. Hace tiempo dejé de creerme iluminada, o super cristiana teóloga, o lo que sea. Es lo que soy como persona, y claro que vamos avanzando en el camino de la Gracia, pero no por eso pareceremos ángeles, no creen?

Y ya que toqué el tema de la Gracia, les cuento que hago este post por una petición de un lector llamado Nuwanda (me acuerdo porque fue unos de mis personajes favoritos en la peli “Dead Poets Society”) sobre escribir acerca de la Gracia irresistible. La verdad? no se llama así, obvio. Se llama Felipe, pero tenía un nickname original.

La cosa es que me encontré con su mail en mi bandeja de entrada dónde me solicitaba escribir algo acerca de esto. ¿Que será esto de la Gracia Irresistible? Por que hay gente que parece resistirse al llamado no? ¿Es realmente Irresistible, o como pasa con la mayoría, es resistible?

Imagen

No me quiero alargar mucho para no latearlos con tanta cosa, así que veamos unos versículos mejor:

Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.” Mateo 9:9 (RV60)

 

“Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.” Lucas 19:4-6 (RV60)

“Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron” Mateo 4:17-20 (RV60)

Con eso basta o no? Ya sacaron sus conclusiones? Espero que sí. Jesús llamó y ellos respondieron inmediatamente al llamado. No dijeron: “espera que vayamos a avisarle a nuestras esposas, o déjame arreglar algunas cosas antes de seguirte”, no tenían ninguna excusa. Sólo le siguieron.

Pero en los relatos bíblicos también encontramos otro tipo de personas, unos que querían seguirle. Y Jesús les dijo: “quieren seguirme, no me digan?” (obviamente no les dijo así).

“Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.” Lucas 9:57-62 (RV60)

Vieron? No cualquiera responde al llamado, sólo los que Jesús ha escogido, a los que vino a buscar. No les pasó a ustedes que oyeron el mensaje y no lo dudaron ni un momento? Dijeron en sus corazones: “esto es! aquí me quedo!” No necesitaron que los convencieran mucho para que aceptaran entregar su vida a Cristo, aún sabiendo que podría traerles problemas con sus familiares o con sus amigos, o con los compañeros del colegio, o con los colegas del trabajo.

El término Gracia también encierra todo un significado, pero es para otro post :D

Como este tema es tan extenso, pueden dejar sus preguntas aquí, o en el mail viviana.vejar@gmail.com.

Saludos y bendiciones.

EUDV Blog

 

20 enero 2014

Antes del Anochecer – Before Midnight

No se han equivocado de blog!

Es que por estos días me he dedicado a hacer dos cosas que me gustan mucho: ver películas buenas y leer libros.

Entonces, me pasó algo realmente epifánico, si es que se puede usar esa palabra.Una amiga me prestó este libro realmente bueno

Imagen

Una de las críticas bastante acertadas del autor, es que el mundo a los hombres les ofrece pornografía y a las mujeres; lindas historias de amor que terminan en una flamante boda. “Se casaron y vivieron felices para siempre”. ¿Les suena esa frase?

Desde pequeñas se nos cuentan historias de princesas y príncipes azules, y el final TIENE que ser: la boda. Después de la boda, para ser aun más felices, deberían venir los hijos. Ojalá tengan “la parejita” (entiéndase un hijo de cada sexo) y sería todo.

La realidad es un poco mas cruda que eso, generalmente los problemas empiezan justamente a los pocos días de compartir el techo y se agudizan cuando llegan los hijos. Son temas que no se tocan tan a menudo porque a las personas – por algún motivo que desconozco – nos gusta que “nos vendan la pomá”, es decir, nos gusta que nos engrupan.

Después de terminar el libro me dije: “qué peli buena puedo ver ahora?”, y cachureando por Netflix me encontré con ésta del título

Imagen

… y justamente el director (Richard Linklater) se tomó 18 años para realizar una trilogía fantástica. Es que creánme, quedé alucinando con esta movie porque es tan real. Es una peli americana pero parece de esas largas letanías europeas, dónde los diálogos, las miradas y las locaciones lo es TODO.

Esta trilogía comienza en 1995 (Before Sunrise – Antes del Amanecer) con una historia de amor bastante fairy con un final amargo, luego en 2004 se exhibe Before Sunset (Antes del Atardecer) con un final abierto, de esos que me cargan. Y el 2013 se estrenó ésta última (¿?), con un final un poco mas esperanzador.

La cosa importante aquí es que en esta película se muestra la cosa del romance y el matri tal como es, con las cosas que uno generalmente batalla; la crianza de los hijos, el trabajo del marido, la postergación de la carrera profesional de la mujer, etc. Asi que ya saben, si están teniendo un noviazgo y piensan casarse, sobre todo si en mi querida audiencia hay por ahí lectores cristianos cristianos, les aconsejaría hacer estas dos cosas: conseguirse éste libro (aquí para kindle y en papel) y ver esta trilogía (en Netflix sólo está la última pero quien sabe si en una de esas ya van subiendo los otros títulos).

 Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable. Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia, 30 porque somos miembros de su cuerpo. «Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo.» Esto es un *misterio profundo; yo me refiero a Cristo y a la iglesia.

Efesios 5:25-32

29 diciembre 2013

Algunos pensamientos en torno al conocimiento empírico

Hola a todos!

Tanto tiempo sin escribir, les debo una disculpa … El 2013  ha sido un año de muchos cambios y he estado bastante ocupada, aunque se que no debiera ser motivo o excusa para dejar de compartir algunas cosas que saltan a mi mente de vez en cuando.

Imagen

Esta mañana pensaba acerca de la eternidad. Pensaba en la muerte y en la promesa del Señor de levantarnos después de la muerte con un cuerpo incorruptible (no me puedo imaginar sin arrugas :S). Estaba en medio de eso cuando de repente me saltó esta pregunta: “¿Cómo podemos conocer algo que jamás ha sido experimentado en el mundo natural?”

Es decir, si todo el conocimiento que acumulamos proviene  de nuestras experiencias y de lo que se ha aprendido, visto y percibido, ¿Cómo podemos conocer con exactitud la dimensión del concepto de Eternidad?

Es una buena pregunta. De inmediato pensé en este pasaje de la Biblia:

“Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin”. Eclesiastés 3:11 (RV60)

 Yo creo honestamente que ésta pregunta sólo se responde desde una perspectiva teísta y creacionista de diseño inteligente, y no desde el punto de vista evolutivo.
¿Alguno de uds. tiene alguna otra alternativa a éste dilema?

 

 

 

8 diciembre 2012

El por qué adoramos imágenes

nuestra-senora-del-carmenUltimamente he estado tan ocupada que no he podido dedicarme mucho al blog, pero para los que aun no lo saben, tengo una página de Facebook donde posteo algunas cosas con mayor frecuencia.

Cómo pasa el tiempo! Ya estamos en diciembre nuevamente, y el comentario obligado es hablar de la Navidad, es decir, del cumplimiento de la promesa divina; que nacería un Mesías que volvería el corazón de los rebeldes hacia Dios.

Esta promesa implicaba que Dios mismo tomaría forma de hombre y vendría a morar entre nosotros (Emanuel= Dios con nosotros Isaías 7:13-14). Pero no sería cualquier hombre, sería uno que tomaría forma de siervo, de servidor. No un hombre en busca de la gloria humana, sino uno que deseaba glorificar a su Padre en todo lo que hacía (Juan 8:48-52) . Este hombre, además de ser genéticamente idéntico a un ser humano, sería enteramente Dios. Así es, el misterio de la encarnación es justamente esa: tener dos naturalezas, la humana y la divina. Ninguna en menor grado que la otra, ninguna en mayor grado que la otra, es el hombre perfecto y Dios perfecto.

Tenía que ser de este modo, ya que para redimir al género humano (sus escogidos, su pueblo) del pecado, de la maldad heredad de Adán, debía ser un humano perfecto el que expiara el pecado del resto de la raza humana. De Adán heredamos la rebeldía al mandato divino – que por cierto no son gravosos – y por tanto heredamos en nuestros genes el deseo de alejarnos del verdadero Dios, de vivir por las nuestras sin tomar en cuenta la manera de vivir que agrada a Dios. Nacemos en una especie de maldición, dónde ni podemos venir a Dios, ni tampoco queremos hacerlo.

Cuando tratamos de acercarnos a Dios, lo hacemos a tientas. Tenemos en nuestro fuero interno la idea de la eternidad, la idea de la divinidad, la idea moral de discernir entre el bien y el mal. Pero todas estas ideas son como una sombra, no son ciertas, muchas de nuestras ideas acerca de estas cosas estás erradas.

Entonces cuando tratamos de acercarnos a Dios, nos acercamos en realidad a nuestro propio dios, al dios inventado por nosotros, que nos permite seguir viviendo nuestra vida tal y como queremos, y nos echa una ayudita de vez en cuando, cuando lo necesitamos. Que buen dios es ese, no? No nos molesta para nada, no nos exige un estándar moral, y mas encima está siempre allí para nosotros.

El evangelio de Cristo es molesto. El verdadero evangelio no es popular. El verdadero evangelio nos desnuda y nos pone en nuestro lugar. Nos muestra nuestra maldad y lo alejado que estamos de Dios, las exigencias son muy altas, muchas veces imposibles de cumplir. A veces, implican dejar nuestros trabajos, nuestra comodidad, nuestras familias, nuestras posesiones. El evangelio se tratar de despojarse, de prescindir, de morir.

Por este punto algunos estarán pensando: el evangelio no es acaso las “buenas nuevas” (e.d. “buenas noticias”). Sí, son las buenas noticias de salvación, pero antes – al igual que el viejo chiste – es necesario dar las malas noticias.

Las malas noticias son que nacimos en un mundo caído, alejado de Dios, sin posibilidad de elevar una oración y que ésta sea escuchada por Dios. Pero a pesar de estar en un mundo caído, gozamos de la bondad de Dios para su creación. Nos da el sol, nos permite respirar, nos permite muchas veces lograr nuestros sueños materiales, pero hay algo que no nos permite: acercarnos a El. Ni tu, ni yo nacemos con ese privilegio. Cuando nacemos, ya tenemos fecha de expiración, somo desechables, nuestra vida es como una niebla que se desvanece. A pesar de este horrible pronóstico, el hombre sabe y conoce el concepto de eternidad, y el sólo pensar en ello nos desarma, nos descoloca, queremos alcanzar la eternidad pero no sabemos cómo. Muchas religiones han inventado cosas absurdas para acallar la conciencia: la reencarnación, la balanza de las buenas obras, el purgatorio, los mundos paralelos, etc, etc.

Y es en este contexto dónde recurrimos a las imágenes talladas, de madera, de yeso. Las ponemos en altares vistosos, con cara de santos, dentro de unas catedrales dónde se respira lo celestial, lo divino. Nuevamente digo, con estas parafernalias estamos engañando nuestras conciencias, para salir justificados, sin siquiera estarlos.

Podría decir tantas cosas respecto de esto, pero la verdad estoy muy corta de tiempo para escribir tanto. Sólo una cosa quiero decirles, y quiero que les quede bien claro: CUANDO ADORAMOS IMAGENES ESTAMOS EVIDENCIANDO QUE NO HEMOS SIDO RECONCILIADOS CON DIOS.

Si tu oras a la estatua de María, de cualquier María (porque cada país, cada ciudad tiene una Virgen, no?), o tal vez te acercas a la estatua de San Expedito, o de San Esteban, o de cualquier otro santo y estás confiando en ellos, sólo te puedo decir que tu fin no se ve muy optimista. No has sido reconciliado con Dios, porque el que ha sido reconciliado con Dios, lo ha hecho SÓLO A TRAVÉS DE JESUCRISTO, y esto es excluyente. No es Cristo y alguien más, sino sólo Cristo y nada más que Cristo, es a Él a quien debes recurrir, en quien debes creer y en quién debes confiar. Es su llamado el que debes seguir, y son sus exigencias las que debes tener en cuenta.

Las buenas noticias son que Él ha hecho todo por tí, ha pagado el precio de tu rebelión (y de la mía), ha sido sacrificado por el pecado de los que se acercan a Él, su llamado es irresistible, por lo tanto, si en verdad te ha llamado no debieses estar “pensándolo” (Juan 1:35-51). Su yugo es ligero y su carga es liviana, en contraposición al yugo que nos tiene puesto Satanás, que es pesado y doloso.

Todo esto lo ha hecho como un favor inmerecido, no hay nada en nosotros que pudiera haber movido a Dios a hacer lo que hizo, lo hizo por el puro afecto de su voluntad, lo hizo para Cristo, por Cristo y por medio de Cristo. A Él sea toda la gloria y el honor.

Son muchos los versículos que podría usar y que se me vienen a la mente, pero deseo hacer esta entrada breve. Si tienen preguntas o quieren que les de mas citas bíblicas dónde puedan apoyarse para meditar en esto, estaré gustosa de compartirlas con todos ustedes.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Amén

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 255 seguidores